Propiedades

          Las características de cada madera dependen del tipo de árbol del que proceden y de su tratamiento posterior. Por esta razón, en la práctica es muy difícil encontrar dos trozos de madera que sean exactamente iguales.
          Sin embargo, existen propiedades que son comunes a la mayor parte de tipos de madera. Para facilitar su análisis, distinguiremos entre propiedades físicas y mecánicas.

          Las propiedades físicas están relacionadas con la estructura interna de la madera y con su comportamiento frente a agentes externos:
Densidad: es el cocientre entre la masa de un material y el volumen que ocupa. La densidad de la madera es inferior a la del agua. Por eso flota.
Inflamabilidad: es la mayor o menor facilidad que tiene un material para arder. La madera es muy inflamable y por eso se ha utilizado tradicionalmente como combustible.
Conductividad térmica: es la mayor o menor facilidad que tiene un material para dejar pasar el calor a través de él. En la madera es muy escasa, razón por la cual resulta un excelente asilante térmico.

          Las propiedades mecánicas idican el comportamiento de los materiales frente a los esfuerzos que han de soportar:
Dureza: es la resistencia que opone un material a ser penetrado por otro. En la madera, varía mucho según las especies.
Hendibilidad: es la capacidad de un material para partirse cuando se le golpea. La madera es fácilmente hendible en el sentido de las fibras.
Flexibilidad: es la capacidad que tiene un material de doblarse en sentido longitudinal sin romperse. La madera es tanto más flexible cuanto más húmeda está.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: